Logo Rafael Valero

Si no empatizas no vendes

Por Rafael Valero

Hace unos años, cuando descubrí que tenía presbicia, yo no sabía lo que era eso.

Sí había escuchado hablar de ello, pero pensaba que era una “enfermedad” que solo afectaba a los intelectuales, y que por eso tenían que usar unas mini gafas apoyadas en la punta de la nariz.

Y yo soy muchas cosas, pero intelectual, no demasiado.

La cuestión es que un día me di cuenta de que no podía leer bien el móvil.

Supongo que no me pasaría de la noche a la mañana, pero aquel día, no sé por qué, me sorprendí de lo mal que veía la pantalla.

Y me asusté.

Me asusté tanto, que fui al oculista.

Y tú no me conoces a nivel personal, pero ya te digo yo que lo de ir al médico no va conmigo.

Muy mal me tengo que ver para ir a uno.

¿Irresponsable? ¿Pasota?

No sé.

Quizá es porque me da yuyu que me digan que estoy enfermo, y prefiero vivir en la ignorancia.

Ignorante, pero feliz.

La cosa es que yo necesitaba poder ver bien el teléfono.

Y no podía.

Así que eché mano al bolsillo y pagué a un oculista para que fuera más rápido, porque la Seguridad Social es gratis, pero más lenta que el caballo del malo.

Y mira, no sé si es que no supe explicarle lo que me pasaba, o que por norma hacen todas esas pruebas, pero la señora aquella de la bata blanca, me tuvo 2 horas para arriba y para abajo haciéndome todo tipo de pruebas en los ojos.

Al final, me sienta en la consulta y me dice textualmente: “Estás perfectamente. Tienes la vista de la edad que tienes”.

¿Tú has entendido algo?

¿Qué tipo de diagnóstico es ese?

Esto es como si vas a un abogado mercantilista porque tienes problemas legales con tu empresa, y que te diga: “Es normal si tienes una empresa”.

En fin, como esa respuesta no me servía para nada, insistí y le dije que me parecía muy bien, pero que yo no podía leer bien, y que lo necesitaba.

Y la señora, más allá de buscar una explicación más para tontos, se mantuvo en sus trece y me dice: “Tienes la vista acorde a tu edad, y no te voy a poner gafas. Vuelve en un par de años y ya veremos”.

¿Un par de años?

¿Y cómo lo hago para leer?

Al final me tuve que marchar de allí tal y como había llegado. Frustrado.

Sin poder leer bien, y sin una solución o mínima explicación.

Pero eso sí, con menos dinero, porque aquella visita me costó un pastón.

Yo no sé si la doctora tendría un mal día, o que tantos años de estudio no le habían servido para nada y era una incompetente.

Pero la sensación con la que me fui es que me iba a quedar ciego y que ni los médicos sabían por qué.

Aunque está claro de que el ciego no era yo, era la oculista.

Porque cuando llegué a mi casa, lo primero que hice fue entrar en internet a ver si alguien tenía una explicación.

Y ya te digo si la tenían.

Solo debía ir a una farmacia y comprar unas gafas de presbicia.

Fui, y una farmacéutica muy simpática me dio a probar unas gafas de esas cutres salchicheras que tanta gracia me habían hecho siempre, y… se hizo la luz.

No sabía lo mal que leía hasta que puse aquellos pequeños anteojos.

15€ me costaron, pero habría pagado 1500€.

¿Y qué enseñanza nos deja esto?

¿Que es mejor lo barato que lo caro? No

¿Que todas las respuestas están en internet? Sí, pero no. No es eso.

La enseñanza es que tienes que escuchar y empatizar con tus clientes.

Porque yo no sé lo que vendes, pero lo que sí sé es que la mayoría no ven el mundo como lo ves tú.

Los clientes te compran porque necesitan soluciones, y las explicaciones “absurdas”, aunque tengan mucho sentido para ti, no tienen por qué tenerla para ellos.

Y no te puedes permitir que tu falta de empatía haga que un cliente se te vaya igual que me fui yo.

Porque te aseguro que aunque me quede ciego de verdad, y que esa oculista que visité sea la única que haya en el mundo, no pienso volver.

¡Que pases un buen día!
Rafael Valero

PD – Lee sobre la presbicia, porque la tendrás.

Suscríbete a la newsletter

Recibe cada día un breve email de apenas 2 minutos, con ideas prácticas y consejos sobre gestión empresarial y productividad para que dirigir y hacer crecer tu empresa sea más fácil y te genere menos estrés.

Suscribirse es GRATIS y darse de baja muy fácil

¿Te vas a ir sin suscribirte?

¿De verdad no te interesa recibir en tu email breves consejos, reflexiones e ideas prácticas, que leerás en apenas 2 minutos, para mejorar tu productividad y la de tu empresa?

Suscribirte es GRATIS y darte de baja si no te gustan es fácil

Logo Rafael Valero

Aceptación GDPR

Tratamiento de Datos conforme a RGPD 679/2016 y la LOPD-GDD 3/2018: Conforme a la normativa aplicable, le informamos sobre la privacidad aplicable a sus datos conforme a los Arts. 13 y 14 del RGPD 679/2016, la información que nos facilite, o nos haya facilitado con anterioridad, son tratados por AHOCOST ANALIZAE, S.L., con CIF: B57971269, en calidad de responsable del tratamiento.

Finalidad de Tratamiento: Gestionar y mantener los contactos y relaciones que se produzcan como consecuencia de la relación que mantiene con nosotros, mantenimiento de su cuenta de usuario, atender a las solicitudes recibidas, incluyendo la posibilidad de envío de emails, en su caso.

Base jurídica de legitimación: Su consentimiento expreso y verificable, y en determinados casos, el interés legítimo de su empresa.

Plazo de conservación de sus datos: Vendrá determinado por la relación que mantiene con nosotros, o por el tipo de tratamiento y los plazos legales aplicables.

Comunicación de datos: Ninguna prevista salvo las estrictamente necesarias para la prestación de los servicios contratados, y las impuestas por requerimiento judicial o disposición legal.

Ejercicio de derechos: Acceso, rectificación, cancelación/supresión, oposición, limitación o portabilidad, dirija comunicación por escrito a C/ Angel Guimerá, 84, 2ºC – CP 07004 de Palma de Mallorca, acompañando fotocopia de su DNI o documento equivalente, o por email a: info@rafaelvalero.com. En caso de considerar vulnerado su derecho a la protección de datos personales, podrá interponer una reclamación ante la Agencia Española de Protección de Datos (www.aepd.es). Información adicional sobre privacidad disponible en nuestra página web: https://rafaelvalero.com