Logo Rafael Valero

Mentoría

DE NEGOCIO

La forma más rápida y eficaz de organizar y hacer crecer tu empresa.

Te acompaño y trabajo contigo mano a mano con estrategias accionables y metodologías validadas

El objetivo es dar orden en todas aquellas áreas que sea necesario, para crear procesos y establecer los parámetros que te lleven a optimizar las ventas, tener el control y que todo funcione como quieres.

Esto va de ti, no de tu empresa

Lo primero que has de saber es que esta mentoría está, sobre todo, centrada en ti y en tu trabajo como empresario, y no solo en tu empresa.

Es decir, que aunque el fin sea que tus negocios generen los mejores resultados posibles y funcionen a la perfección, lo que buscaremos principalmente es que lo consigas trabajando de la manera más eficaz posible y sin que para ello debas dejarte la piel por el camino.

Por eso en este caso no es determinante que tengas solo una empresa, o que tengas varias, sino que entiendas por qué pasan las cosas que pasan para que puedas tomar las decisiones más adecuadas en cada momento, y basadas no solo en ganar más dinero o tener más tiempo libre, sino que, especialmente, en obtener orgullo y satisfacción por los resultados que logres.

En qué consiste

La mentoría es un servicio compuesto por sesiones de acompañamiento periódicas, en las que tras un profundo análisis plantearemos juntos las estrategias y los planes necesarios para mejorarla.

Por otra parte, y de forma paralela, también trabajaremos en la mejora de tus habilidades directivas y de liderazgo, para que los planes y estrategias planteados te sean más fáciles de implementar.

Sobre qué podemos trabajar

Estrategia

Para que aprendas a definir la mejor estrategia en cada momento según las necesidades

 

Marketing

Para que definas las estrategias más inteligentes de captación y fidelización

Ventas

Para que implementes las tácticas más eficaces de venta para captar más clientes

 

Finanzas

Para que tengas un control total de la tesorería y la situación económica

 

Equipos

Para que sepas cómo contratar a los mejores candidatos y dirigirlos eficazmente

 

Productividad

Para que aumentes tu productividad y seas más efectivo en la gestión del día a día

 

Cómo funciona

La mentoría la realizaremos a través de videollamada, a razón de 1 reunión por semana y de aproximadamente 1 hora de duración cada una.

Y durante todo el tiempo que dure la mentoría, estaremos en contacto por WhatsApp, email, o incluso teléfono si fuera necesario, para que no dejes de avanzar por tener que esperar a la siguiente reunión.

Además, si así lo quieres, en lugar de asistir tú a las reuniones, puedes delegarlo en aquel empleado o socio de tu empresa que consideres oportuno.

No es obligatorio realizar todas las reuniones, porque si el trabajo en el que estemos embarcados no lo precisa y basta con el contacto por WhatsApp o email, puedes saltártelas.

Aunque esta circunstancia no implicará una rebaja en la inversión.

El formato de trabajo será conversacional. Es decir, que no dedicaremos el tiempo a darte formaciones como las conocemos habitualmente, sino a hablar y trabajar, como si fuéramos socios.

Lo que tenga enseñarte a hacer, si es que algún tema lo requiere, te lo enseñaré a base de explicaciones y práctica constante.

Cuál es el papel de cada uno

Durante toda la mentoría, mis funciones se centrarán principalmente en asesorarte, aconsejarte, darte mi visión, ayudarte a tomar decisiones, y supervisar el trabajo que realicéis.

Tus funciones serán las de ejecutar personalmente, o delegar, las tareas resultantes del plan definido que nos lleven a conseguir los objetivos planteados, y también aportarme la información necesaria para que pueda hacer el seguimiento oportuno.

Es decir, que aunque excepcionalmente yo pueda asumir la realización de alguna tarea o proyecto, será eso, excepcional.

Porque mi trabajo no es realizar las tareas que haya que realizar, sino ayudarte para que tú las hagas de la manera más productiva y con el menor margen de error.

Cuánto dura la mentoría

En realidad no lo sé.

Y no lo sé porque la duración de una mentoría depende de muchas variables, como por ejemplo:

El estado de la empresa en el momento de empezar.

Lo que quieras conseguir.

Y sobre todo, y muy importante, tu implicación y dedicación a la hora de realizar lo que sea que haya que hacer.

Ten en cuenta que una mentoría no es como una formación que tiene una fecha de inicio y otra de fin, y que se van a cumplir hayas aprendido o no.

Aquí vamos a trabajar juntos y al ritmo que marquen las circunstancias.

Porque si, por ejemplo, nos ponemos a trabajar sobre la planificación de las ventas, y de repente se te va el comercial, tenemos que parar la planificación y ponernos a buscar un nuevo vendedor o replantear los equipos.

O si aparece de la nada un problema de tesorería, tendremos que centrarnos al 100% para solucionarlo.

O cualquier circunstancia que pueda presentarse, porque ya sabes que el día a día de una empresa no siempre es predecible del todo.

Especialmente cuando esta no está perfectamente organizada.

De todas formas, en la primera reunión que realicemos podemos establecer una fecha aproximada de fin.

Y según vayamos avanzando ya vemos sin podemos acortarla o si hay que extenderla.

Además, esta mentoría no tiene compromiso de permanencia, y tú decides cuándo la paras.

Para quién es

En este formato de mentoría sólo trabajaré contigo si eres el dueño de una empresa (aunque sea en la modalidad de autónomo) que ya lleva algún tiempo en el mercado y tienes empleados a tu cargo.

Pero es importante, en cualquier caso, que tu motivación sea la de mejorar y hacer crecer la empresa -al ritmo adecuado a tus posibilidades- hasta convertirla en un negocio que te aporte los mejores resultados.

Cuánto cuesta la mentoría

El coste de esta mentoría es de 1.800€ al mes (impuestos no incluidos)

Antes de decidir si te parece caro o barato, lee lo que te pongo a continuación.

Preguntas que suelen hacerme

¿Me garantizas el éxito?

¿Y qué es el éxito para ti?

Yo no puedo garantizarte el éxito si no sé qué significa éxito para ti.

Porque para algunos el éxito es ganar mucho dinero.

Para otros es liberarse y tener mucho tiempo libre.

Y para otros puede ser llevar a la empresa al primer puesto del ranking de su sector, aunque eso no les reporte beneficios o tiempo libre.

Lo que sí puedo garantizarte es que yo voy a hacer todo lo que pueda por ayudarte a llevar tu empresa hasta donde quieras llevarla.

Tampoco puedo garantizarte resultados en base al típico ese de… «si me haces caso en todo lo que te diga conseguirás el éxito», porque mi trabajo no es imponerte lo que has de hacer, sino exponerte, en base a mis conocimientos y experiencias, qué es lo que haría yo.

Pero tú puedes optar por hacerme caso, o no.

Es tu empresa.

Es tu decisión.

¿No es un poco caro 1.800€ al mes?

¿Caro?

No solo no es caro, sino que es muy barato.

Piensa…

¿Qué coste tiene para ti no poder cogerte un día libre cuando te apetece, o asistir a los partidos o funciones de tus hijos?

¿Y llegar a las tantas cada día a casa?

¿Y perder un cliente o una oportunidad porque las dudas no te dejan tomar una decisión?

¿Y equivocarte en una decisión estratégica por falta de conocimientos o experiencia?

¿Y hacer campañas de marketing erróneas, fuera de tiempo, con propuestas o clientes objetivo equivocados?

¿Y equivocarte al contratar a un empleado que no ejecuta bien sus tareas y que además tengas que despedirlo e indemnizarlo?

¿Y..? (pon aquí lo que quieras)

 

De todas formas, si te planteas que el servicio es caro es porque no he sabido exponerte el valor real que te aporta.

En este caso es mejor que no contrates mi mentoría, porque vas a estar siempre pensando en el dineral que te estás gastando, en vez de en la fantástica inversión que estás realizando.

Si nunca has trabajado en mi sector, ¿cómo vas a ayudarme?

De tu sector el que tiene que saber, y mucho, eres tú.

Mi trabajo se centra en la gestión de la empresa.

Y las empresas son prácticamente todas iguales, salvo los detalles que tienen que ver con las características concretas de la actividad.

Pero no te preocupes, porque he trabajado con empresarios de muchísimos sectores y actividades, y lo que yo no sepa y sea necesario para el buen fin de mi trabajo, ya lo investigaré o me lo contarás tú.

Aún así, si en la entrevista de validación considero que no puedo ayudarte correctamente porque tu actividad me es completamente desconocida (no se me ha dado nunca el caso), te lo diré muy claramente.

Porque para mí no existen los retos en plan…»voy a probar a ver si le puedo ayudar».

Mi trabajo es conseguir que tu empresa y tú alcancéis el éxito, y cuanto más rápido mejor.

Así que no voy a hacer experimentos raros que me compliquen la vida.

¿Cómo puedo estar seguro de que lo que necesito es un mentor?

En realidad la respuesta a esta pregunta ya la sabes.

Siempre será mejor contar con la ayuda de un experto que te dé respuestas claras y rápidas sobre la realidad de lo que estés viviendo en cada momento, que tener que dedicar muchas horas a leer libros, ver vídeos, o hacer cursos generalistas.

Y eso sin contar las dudas que te genere lo que veas o leas y que nadie te puede solventar porque no conoce tu caso concreto.

Sin embargo, entiendo que tengas dudas sobre si en tu situación actual esa es la mejor opción.

O si ahora es el momento, o es mejor esperar a un poco más adelante.

Así que, revisa lo que te pongo a continuación, y si a día de hoy te ves reflejado en una o más de las siguientes situaciones, entonces es que sí:

 

Trabajas sin una estrategia clara
Tu vida a nivel empresarial se limita a ir cada día a la empresa a verlas venir, sin tener absolutamente ningún control de lo que ha pasado, de lo que pasa, o de lo que pueda pasar.

 

Llevas años con tu empresa pero no crece
Tu trabajo del día a día se centra en la parte técnica principal del negocio, y eso no te permite dedicarte a tu función principal, que es la de dirigir la empresa.

Además, tampoco sabes muy bien cómo has de hacerlo, y lo que has leído o visto en vídeos no es suficiente para actuar con seguridad.

 

Lo que ganas no refleja el esfuerzo que realizas
Haces jornadas maratonianas trabajando muchos días hasta 12 y 14 horas. Vas a la oficina en fin de semana. Tu teléfono suena casi las 24 horas del día…

Y sin embargo, lo que te queda a final de mes es una miseria en comparación con todo lo que haces.

 

Te pasas la vida dando palos de ciego
Da igual lo que hagas o intentes, y también da igual los montones de horas que dedicas a la semana.

La cuestión es que no consigues que nada funcione como esperas.

Y para colmo, tienes mil dudas que no sabes cómo solventar.

 

Tu personal no te hace todo el caso que te gustaría
Dirigir al personal se te hace muy cuesta arriba.

Da igual que les trates con cariño o que les grites, porque no hay forma de que hagan las cosas como y/o cuando tú quieres.

Además, tampoco se implican y les da igual cómo le vaya a la empresa.

Tienes la sensación de que están de paso y que lo único que les importa es cobrar su nómina a final de mes.

 

Pruebas cosas constantemente, pero nada funciona como esperas
Lees infinidad de libros y artículos.

Ves muchos vídeos en Youtube.

Incluso has hecho algún que otro curso para emprendedores.

Pero aún así no notas avances y no sabes exactamente por qué.

La cuestión es que tienes infinidad de preguntas, pero nadie a quien poder preguntarle.

 

La falta de facturación es una constante
Haces publicidad que no funciona y has contratado vendedores varias veces, pero no saben vender («los buenos ya están en la competencia»).

No hay forma de conseguir una facturación estable, y nunca tienes claro si al mes siguiente vas a facturar lo suficiente para pagar.

Reserva una reunión ahora