Logo Rafael Valero

En las ventas muéstrate profesional siempre

Por Rafael Valero

Hace unos años viví una situación bastante cómica, que aunque a mí no me hizo ninguna gracia, al menos me hizo ganar dinero.

Te cuento.

Verás, cuando me dedicaba a vender telefonía móvil, un día llamó a mi oficina una empresa que quería que los visitara un comercial.

Algo bastante normal.

Pero lo que ya no era tan normal es que me asignaran a mí la visita, porque desde hacía bastante tiempo eran mis comerciales quienes se encargaban de eso.

Sin embargo, la administrativa que cogió la llamada me la asignó a mí porque le dijeron que tenían muchas líneas, y asumió que eran una gran cuenta.

En fin, la cosa es que el día acordado me presento en la dirección que nos habían pasado, y ya de primeras me pareció que allí iba a encontrar cualquier cosa, menos una empresa con muchas líneas.

Ahí ya me entró la mala leche porque pensé que iba a perder el tiempo.

¡Con la de cosas que yo tenía por hacer!

Pero bueno, como ya estaba allí, y además, nunca se sabe, pues entré.

Era una nave bastante pequeña con una oficina en un altillo.

Algo que hizo que me creciera aún más la mala leche.

Y no porque tuviera que subir escaleras, que tampoco soy tan vago, sino porque las escaleras eran de caracol y muy pequeñas.

Ya sabes, de esas incómodas de verdad.

Pero la sorpresa no fue la nave, ni tampoco las incómodas escaleras.

La sorpresa fue la oficina que me encontré.

Pequeña, muy pequeña. Tanto, que solo cabía la mesa en la que estaba la administrativa, que después resultó ser la gerente.

Y sucia, muy sucia. Llena de polvo por todos lados.

Y yo no es que sea muy señorito para estas cosas, pero imagínate cómo estaría, que estuve a puntito de darme la vuelta y marcharme.

Algo que no hice, y de lo que al cabo de unos minutos me arrepentí mucho, porque ahí empezó mi calvario.

Como la oficina era tan pequeña, no había sitio ni para poner sillas confidente “decentes”.

Y lo que tenían era una silla plegable.

¿Sabes esas sillas plegables muy baratas (yo he llegado a comprarlas a 3€) que se compran para “salir del paso”?

Pues así era la silla.

Mi primer impulso fue no sentarme, pero eso habría quedado raro. Así que lo hice.

Y tú dirás… ¿Dónde está el problema?

Pues el problema es que yo no soy pequeño.

O sea, que estoy algo entrado en carnes.

Vale, estoy gordo.

Y esas sillas no me aguantan.

Así que ya me ves a mí, simulando que estoy sentado, pero haciendo fuerza con las piernas para no dejar caer todo mi peso y que la silla se hundiera.

A eso, le sumamos que, para colmo, la señora tenía la calefacción a toda mecha y hacía un calor insoportable.

Y como yo iba todo trajeado y encorbatado, el sudor no tardó en empezar a correr por mis sienes.

No sé si te imaginas la escena.

Yo supongo que la señora no se dio cuenta, porque no hacía más que irse por los Cerros de Úbeda y no había manera de ir al grano y cerrar el tema rápido.

O quizá sí que se dio cuenta y como le parecía divertida la situación me estuvo pute****.

En fin, al final me tuvo allí durante 1 hora y cuarto y todo para contratarme solo 6 líneas.

No te haces una idea de lo enfadado que salí de allí.

Sudando.

Con el traje manchado de polvo.

Y con un dolor de piernas y espalda terribles.

Cuando llegué a mi oficina casi despido a la administrativa por no haber hecho bien su trabajo.

La moraleja de toda esta historia está en el “nunca se sabe”.

Porque esta empresa solo me contrató 6 líneas.

Pero no sé si es que le caí simpático, o que se sintió mal por el rato que me había hecho pasar, la cuestión es que empezaron a llamar empresas que venían referenciadas de esta clienta.

Y, en total, firmamos ese mes más de 100 líneas solo de clientes referenciados.

Todo un éxito.

A donde quiero llegar, es a que no des por perdido nada, solo porque no entre dentro de los parámetros de “normalidad” que tú tengas.

Nunca sabes si el desarrapado que te entra por la puerta es un multimillonario que te va a hacer ganar mucho dinero.

Así que muéstrate profesional siempre.

¡Que pases un buen día!

Rafael Valero

PD – No estoy tan gordo, pero en las sillas plegables nunca me he sentido cómodo.

Suscríbete a la newsletter

Recibe cada día un breve email de apenas 2 minutos, con ideas prácticas y consejos sobre gestión empresarial y productividad para que dirigir y hacer crecer tu empresa sea más fácil y te genere menos estrés.

Suscribirse es GRATIS y darse de baja muy fácil

¿Te vas a ir sin suscribirte?

¿De verdad no te interesa recibir en tu email breves consejos, reflexiones e ideas prácticas, que leerás en apenas 2 minutos, para mejorar tu productividad y la de tu empresa?

Suscribirte es GRATIS y darte de baja si no te gustan es fácil

Logo Rafael Valero

Aceptación GDPR

Tratamiento de Datos conforme a RGPD 679/2016 y la LOPD-GDD 3/2018: Conforme a la normativa aplicable, le informamos sobre la privacidad aplicable a sus datos conforme a los Arts. 13 y 14 del RGPD 679/2016, la información que nos facilite, o nos haya facilitado con anterioridad, son tratados por AHOCOST ANALIZAE, S.L., con CIF: B57971269, en calidad de responsable del tratamiento.

Finalidad de Tratamiento: Gestionar y mantener los contactos y relaciones que se produzcan como consecuencia de la relación que mantiene con nosotros, mantenimiento de su cuenta de usuario, atender a las solicitudes recibidas, incluyendo la posibilidad de envío de emails, en su caso.

Base jurídica de legitimación: Su consentimiento expreso y verificable, y en determinados casos, el interés legítimo de su empresa.

Plazo de conservación de sus datos: Vendrá determinado por la relación que mantiene con nosotros, o por el tipo de tratamiento y los plazos legales aplicables.

Comunicación de datos: Ninguna prevista salvo las estrictamente necesarias para la prestación de los servicios contratados, y las impuestas por requerimiento judicial o disposición legal.

Ejercicio de derechos: Acceso, rectificación, cancelación/supresión, oposición, limitación o portabilidad, dirija comunicación por escrito a C/ Angel Guimerá, 84, 2ºC – CP 07004 de Palma de Mallorca, acompañando fotocopia de su DNI o documento equivalente, o por email a: info@rafaelvalero.com. En caso de considerar vulnerado su derecho a la protección de datos personales, podrá interponer una reclamación ante la Agencia Española de Protección de Datos (www.aepd.es). Información adicional sobre privacidad disponible en nuestra página web: https://rafaelvalero.com