Logo Rafael Valero

Cómo una simple pregunta puede reducir tu estrés

Por Rafael Valero

¿No te parece agotador atender a tus empleados todo el rato?

Yo recuerdo que viví así durante mucho tiempo.

Para cuando llegaba a la oficina, ya tenía varios mensajes.

Y cuando entraba por la puerta, ya había trabajadores esperándome para contarme cosas.

Pero, sobre todo, para preguntarme.

A veces era tan exagerado, que tenía cola en la puerta de mi despacho.

Al principio me molestaba, porque se suponía que los había contratado para que hicieran el trabajo por ellos mismos.

Después me sentía importante, porque me creía necesario y sin mí no sabían trabajar.

Pero llegó un momento en que se hizo insoportable.

Todo aterrizaba en mi escritorio, o en la puerta de mi despacho.

Temas grandes y serios, asuntos del día a día, e incluso nimiedades absurdas.

Pero de lo que no me daba cuenta, es de que ese monstruo lo había creado yo.

Y con cada respuesta que les daba, lo alimentaba y crecía.

Y cuanto más crecía, más a disgusto estaba.

Porque eso se traducía en una enorme disminución de mi productividad, y en una constante sensación de agobio.

Pero un día en el que estaba especialmente estresado, decidí que tenía que pararlo fuera como fuera.

Porque, o lo paraba, o reventaba.

Y la solución que implanté fue tan simple como efectiva.

Y no, no fue despedirlos.

Aunque ganas no me faltaban.

Fue algo mucho más sencillo que no solo alivió mi carga de trabajo como no te imaginas.

Si no que, además, trajo otros beneficios que no me esperaba.

A partir de entonces, mis empleados empezaron a tomar decisiones por sí mismos, a encontrar soluciones sin necesidad de acudir a mí constantemente, y, en definitiva, a ser mucho más autónomos.

Pero, de paso, mejoraron su autoestima y comenzaron a proponer ideas.

Ideas que mostraban talentos y habilidades que no sabía que tuvieran.

No desde el primer día, ¿qué más hubiera querido yo?, pero sí paulatinamente.

Y todo por una simple pregunta.

Una pregunta que hacía que se sintieran más parte del proceso decisorio, y mejorara la moral, la satisfacción y el ambiente laboral.

Ya no se sentían como simples ejecutores de tareas, sino miembros activos que contribuían al éxito general de la empresa.

Lo cual, a su vez, se tradujo en un ambiente laboral más positivo y en un equipo más cohesionado.

¿Quieres saber cuál es esa pregunta?

Esta… ¿Y tú cómo lo harías?

Es decir, que cada vez que un empleado me venía con una consulta de cualquier tipo, yo, en lugar de darles la respuesta, les preguntaba: ¿y tú cómo lo harías?

Y los alentaba a que lo solucionaran ellos mismos.

Al principio la hacía con mucho miedo porque me arriesgaba a que hicieran barbaridades.

Pero con el tiempo resultó ser una de las decisiones más acertadas que he tomado como empresario.

Simple, ¿verdad?

Pues sí, pero es que, muchas veces, dirigir una empresa no es complicado.

Solo lo complicamos nosotros.

Algo que trabajo a fondo con mis clientes de mentoría para simplificar la gestión, mejorar la productividad y que todo y todos funcionen como un reloj para que la empresa sea más rentable y el empresario pueda liberarse.

Y si tú quieres conseguirlo, solo tienes que tomar la decisión.

¡Que pases un buen día!
Rafael Valero

PD – Creerte el centro del universo, solo te estresará.

Suscríbete a la newsletter

Recibe cada día un breve email de apenas 2 minutos, con ideas prácticas y consejos sobre gestión empresarial y productividad para que dirigir y hacer crecer tu empresa sea más fácil y te genere menos estrés.

Suscribirse es GRATIS y darse de baja muy fácil

¿Te vas a ir sin suscribirte?

¿De verdad no te interesa recibir en tu email breves consejos, reflexiones e ideas prácticas, que leerás en apenas 2 minutos, para mejorar tu productividad y la de tu empresa?

Suscribirte es GRATIS y darte de baja si no te gustan es fácil

Logo Rafael Valero

Aceptación GDPR

Tratamiento de Datos conforme a RGPD 679/2016 y la LOPD-GDD 3/2018: Conforme a la normativa aplicable, le informamos sobre la privacidad aplicable a sus datos conforme a los Arts. 13 y 14 del RGPD 679/2016, la información que nos facilite, o nos haya facilitado con anterioridad, son tratados por AHOCOST ANALIZAE, S.L., con CIF: B57971269, en calidad de responsable del tratamiento.

Finalidad de Tratamiento: Gestionar y mantener los contactos y relaciones que se produzcan como consecuencia de la relación que mantiene con nosotros, mantenimiento de su cuenta de usuario, atender a las solicitudes recibidas, incluyendo la posibilidad de envío de emails, en su caso.

Base jurídica de legitimación: Su consentimiento expreso y verificable, y en determinados casos, el interés legítimo de su empresa.

Plazo de conservación de sus datos: Vendrá determinado por la relación que mantiene con nosotros, o por el tipo de tratamiento y los plazos legales aplicables.

Comunicación de datos: Ninguna prevista salvo las estrictamente necesarias para la prestación de los servicios contratados, y las impuestas por requerimiento judicial o disposición legal.

Ejercicio de derechos: Acceso, rectificación, cancelación/supresión, oposición, limitación o portabilidad, dirija comunicación por escrito a C/ Angel Guimerá, 84, 2ºC – CP 07004 de Palma de Mallorca, acompañando fotocopia de su DNI o documento equivalente, o por email a: info@rafaelvalero.com. En caso de considerar vulnerado su derecho a la protección de datos personales, podrá interponer una reclamación ante la Agencia Española de Protección de Datos (www.aepd.es). Información adicional sobre privacidad disponible en nuestra página web: https://rafaelvalero.com