Logo Rafael Valero

Suspendido como empresario

Por Rafael Valero

La verdad es que ya no sé por qué me sorprendo de cosas como la que te voy a contar, porque me pasa tanto que ya debería estar curado de espantos.

Pero aun así me sigue pasando.

Verás, ayer me reuní con un empresario que quería que le ayudara a sacar la empresa del agujero en el que la había metido.

Y después de hablar con él unos minutos ya entendí por qué era.

Y no, no era por lo que él creía.

¿Te puedes creer que no sabía nada de su empresa?

Alucinante.

Le pregunto que cuánto había facturado el mes anterior, y me responde que no lo sabía y que tendría que mirarlo.

Vamos a ver, ¿cómo que tendría que mirarlo, si estamos hablando de lo que pasó hace apenas 15 días?

En fin, ya con esa premisa, para qué iba a preguntarle por el año pasado, ¿no?

Continúo preguntándole a ver si sabía al menos cuáles eran sus gastos, y aquí sí me dijo una cifra, aunque tampoco estaba seguro del todo.

De hecho, la cifra que me dijo era de lo que pagaba, no de los gastos que tenía.

Y ya sabes, o deberías saber, que no es lo mismo, ¿verdad?

Bueno, viendo cómo me respondía a esas dos preguntas tan básicas, para qué iba a perder el tiempo preguntándole por sus márgenes, la rentabilidad, y todas esas cosas que debería saberse al dedillo.

De momento, suspendido en control de la empresa.

Y mira, no voy a decirte que esto me pase con todos los empresarios con los que reúno para estas cosas, pero con la inmensa mayoría sí.

Y de verdad que no lo entiendo.

No entiendo cómo a alguien no se le ocurriría conducir su coche sin ver el velocímetro o la aguja de la gasolina, no vaya a ser que se quede tirado en la carretera o le pongan una multa por exceso de velocidad.

Y, sin embargo, es capaz de abrir las puertas de su empresa cada día sin controlar nada de lo que le pasa.

Y la diferencia es importante, porque si te multan o te quedas tirado con el coche, lo más que te va a pasar es que pierdas unas horas mientras viene la grúa, o que tengas que pagar unos eurillos.

Pero no saber lo que le pasa a tu empresa te puede costar disgustos mucho más grandes y serios.

Cosas como que te denuncien los empleados.

Que el gobierno te sancione.

Que quedes mal con proveedores.

O que te arruines y pierdas el negocio, tu casa, y hasta tu pareja.

Muchos me dicen que no saben qué mirar.

Y otros muchos lo que me dicen es que no saben cómo mirarlo, o que no tienen tiempo para hacerlo.

Pero es que es tan básico, que cualquier excusa, por muy buena que sea, se queda pequeña ante esta gigantesca ignorancia autoimpuesta.

Sobre el cómo mirarlo o cómo sacar tiempo para hacerlo, no te voy a hablar hoy, porque depende de muchos factores.

Pero sí te voy a decir los puntos básicos que tienes que mirar, porque no quiero que si algún día te reúnes conmigo te pille desprevenido lo que te voy a preguntar.

  • Las ventas totales
  • Los gastos que tienes (separándolos por directos e indirectos)
  • El margen que te queda
  • El dinero que tienes disponible
  • Lo que te deben
  • Lo que debes

Vale, hay muchos más, pero con esto ya tienes suficiente información para saber por dónde vas.

Aunque si me permites, también te diría que si no lo comparas con períodos anteriores, por muy buena que sea la información, se te quedará un poco coja.

Ya para acabar, decirte que este control no se hace de vez en cuando o cuando te acuerdas.

Esto tienes que medirlo constantemente.

Como mínimo una vez al mes, aunque lo ideal es hacerlo semanalmente y, en algunos casos, incluso a diario.

Todo depende de cuál sea el estado de tu negocio, y lo que quieras o tengas que analizar.

¿Te vale?, pues venga, a medir.

¡Que pases un buen día!
Rafael Valero

PD – Tengo que aprender a resumir más.

Suscríbete a la newsletter

Recibe cada día un breve email de apenas 2 minutos, con ideas prácticas y consejos sobre gestión empresarial y productividad para que dirigir y hacer crecer tu empresa sea más fácil y te genere menos estrés.

Suscribirse es GRATIS y darse de baja muy fácil

¿Te vas a ir sin suscribirte?

¿De verdad no te interesa recibir en tu email breves consejos, reflexiones e ideas prácticas, que leerás en apenas 2 minutos, para mejorar tu productividad y la de tu empresa?

Suscribirte es GRATIS y darte de baja si no te gustan es fácil

Logo Rafael Valero

Aceptación GDPR

Tratamiento de Datos conforme a RGPD 679/2016 y la LOPD-GDD 3/2018: Conforme a la normativa aplicable, le informamos sobre la privacidad aplicable a sus datos conforme a los Arts. 13 y 14 del RGPD 679/2016, la información que nos facilite, o nos haya facilitado con anterioridad, son tratados por AHOCOST ANALIZAE, S.L., con CIF: B57971269, en calidad de responsable del tratamiento.

Finalidad de Tratamiento: Gestionar y mantener los contactos y relaciones que se produzcan como consecuencia de la relación que mantiene con nosotros, mantenimiento de su cuenta de usuario, atender a las solicitudes recibidas, incluyendo la posibilidad de envío de emails, en su caso.

Base jurídica de legitimación: Su consentimiento expreso y verificable, y en determinados casos, el interés legítimo de su empresa.

Plazo de conservación de sus datos: Vendrá determinado por la relación que mantiene con nosotros, o por el tipo de tratamiento y los plazos legales aplicables.

Comunicación de datos: Ninguna prevista salvo las estrictamente necesarias para la prestación de los servicios contratados, y las impuestas por requerimiento judicial o disposición legal.

Ejercicio de derechos: Acceso, rectificación, cancelación/supresión, oposición, limitación o portabilidad, dirija comunicación por escrito a C/ Angel Guimerá, 84, 2ºC – CP 07004 de Palma de Mallorca, acompañando fotocopia de su DNI o documento equivalente, o por email a: info@rafaelvalero.com. En caso de considerar vulnerado su derecho a la protección de datos personales, podrá interponer una reclamación ante la Agencia Española de Protección de Datos (www.aepd.es). Información adicional sobre privacidad disponible en nuestra página web: https://rafaelvalero.com