Logo Rafael Valero

No obligues a tus hijos a trabajar en tu empresa

Por Rafael Valero

A mí no me gustan las empresas familiares.

No es que tenga nada en contra de ellas.

Todo lo contrario.

Pero no me gustan.

Ahora bien existir, existen, y seguirán existiendo siempre.

Porque a todos en algún momento se nos pasa por la cabeza que nuestros hijos hereden el imperio empresarial que hayamos creado.

Como mínimo, para que así tengan “asegurado” el futuro.

Lo que pasa es que lo hacemos desde un punto de vista propio y egoísta, y no siempre pensamos en lo que querrá el niño.

O si valdrá para hacerlo.

Y nos podremos encontrar el caso en que los chiquillos sí quieran hacerse cargo de la empresa, pero que por culpa de la visión romántica que los padres les hemos hecho ver, en realidad no sepan lo que ello implica.

O que no quieran continuar el negocio, y el papá le obligue.

Yo he visto ambos casos.

Unas veces ha salido bien.

Y otras ha sido un desastre descomunal.

Y te aseguro de que no hay nada más frustrante para un empresario, que el ceder a un hijo la empresa que tanto trabajo le ha costado levantar, y que este la hunda.

Por eso, si tú eres de los que piensa que tus hijos hereden tu negocio, piénsalo con frialdad y coherencia, y no te bases solo en lo que tú crees.

No vaya a ser que los chavales no sean tan buenos como tú.

O que no les guste la empresa y que hayas centrado la estrategia solo en que ellos se la queden y la continúen.

En cualquier caso, lo que sí te puedo decir es que, tanto si tu ilusión es que se hagan cargo de ella, como si no, deberías dejarles volar del nido antes de que pongan un pie en el negocio familiar.

Y te doy unas cuantas razones:

La primera, porque así aprenden a volar por sí mismos, ya que, el problema de trabajar en la empresa familiar, es que es muy fácil caer en la comodidad porque lo tienen todo a su favor: el cariño, el apoyo, el conocimiento…

Pero, ¿y si no es tan bueno como crees?

¿No sería más inteligente que demostrara su valía sin tantas facilidades, y que aprendiera a trabajar duro enfrentándose a los retos del mundo real?

La segunda, porque trabajar en otra empresa dará a los chicos la oportunidad de descubrir qué es lo que realmente les apasiona.

Y puede que se den cuenta de que en casa se está mucho mejor, o todo lo contrario, que descubran que lo suyo no es el negocio familiar.

Sea como sea, lo harán basándose en una visión clara y que han visto por sí mismos.

Y la tercera, porque si finalmente deciden que continuar el negocio de papá es lo que les motiva, habrán ganado experiencia y conocimientos que les van a hacer mucha falta.

Porque tú puede que seas muy listo, pero no lo sabes todo. Y lo que sabes, la mayor parte lo has aprendido de la experiencia de gestionar tu negocio, y si quieres que la empresa prospere, no puedes dejar que se base solo en lo que tú has vivido.

En realidad hay otras muchas razones por las que deberías empujar a tus hijos a trabajar fuera del negocio familiar antes de que se unan a ti.

Como, por ejemplo, que así valorará más lo que es trabajar en casa, o para evitar conflictos familiares.

Pero estas que te he puesto son las que considero que son las más importantes.

En cualquier caso, no cometas el error de meterlo en la empresa desde muy joven, sin que haya visto absolutamente nada de mundo, y lo pongas de primeras en un puesto de responsabilidad.

Porque es el modo más fácil de que tú te frustres y que él o ella no sea feliz.

¡Que pases un buen día!
Rafael Valero

PD – Recuerda que nunca es tarde para incluir a un hijo en la empresa, pero hacerlo demasiado pronto puede ser más un problema que una solución.

Suscríbete a la newsletter

Recibe cada día un breve email de apenas 2 minutos, con ideas prácticas y consejos sobre gestión empresarial y productividad para que dirigir y hacer crecer tu empresa sea más fácil y te genere menos estrés.

Suscribirse es GRATIS y darse de baja muy fácil

¿Te vas a ir sin suscribirte?

¿De verdad no te interesa recibir en tu email breves consejos, reflexiones e ideas prácticas, que leerás en apenas 2 minutos, para mejorar tu productividad y la de tu empresa?

Suscribirte es GRATIS y darte de baja si no te gustan es fácil

Logo Rafael Valero

Aceptación GDPR

Tratamiento de Datos conforme a RGPD 679/2016 y la LOPD-GDD 3/2018: Conforme a la normativa aplicable, le informamos sobre la privacidad aplicable a sus datos conforme a los Arts. 13 y 14 del RGPD 679/2016, la información que nos facilite, o nos haya facilitado con anterioridad, son tratados por AHOCOST ANALIZAE, S.L., con CIF: B57971269, en calidad de responsable del tratamiento.

Finalidad de Tratamiento: Gestionar y mantener los contactos y relaciones que se produzcan como consecuencia de la relación que mantiene con nosotros, mantenimiento de su cuenta de usuario, atender a las solicitudes recibidas, incluyendo la posibilidad de envío de emails, en su caso.

Base jurídica de legitimación: Su consentimiento expreso y verificable, y en determinados casos, el interés legítimo de su empresa.

Plazo de conservación de sus datos: Vendrá determinado por la relación que mantiene con nosotros, o por el tipo de tratamiento y los plazos legales aplicables.

Comunicación de datos: Ninguna prevista salvo las estrictamente necesarias para la prestación de los servicios contratados, y las impuestas por requerimiento judicial o disposición legal.

Ejercicio de derechos: Acceso, rectificación, cancelación/supresión, oposición, limitación o portabilidad, dirija comunicación por escrito a C/ Angel Guimerá, 84, 2ºC – CP 07004 de Palma de Mallorca, acompañando fotocopia de su DNI o documento equivalente, o por email a: info@rafaelvalero.com. En caso de considerar vulnerado su derecho a la protección de datos personales, podrá interponer una reclamación ante la Agencia Española de Protección de Datos (www.aepd.es). Información adicional sobre privacidad disponible en nuestra página web: https://rafaelvalero.com