Logo Rafael Valero

No felicites solo en los cumpleaños

Por Rafael Valero

Ayer te comentaba que a la hora de corregir, o llamar la atención a un empleado, era muy importante que lo hicieras en privado.

Y si seguimos la máxima en la que se basa.

Esa de…«castiga en privado y felicita en público».

Pues ahora toca que hablemos de felicitar.

Algo que en principio parece tan simple, pero que a la hora de la verdad no lo es tanto.

Y no lo es tanto, porque para felicitar hacen falta 3 cosas como mínimo:

1- Que haya algo por lo que felicitar

Porque muchas veces, debido al nivel de exigencia que marcamos para hacer las cosas, no somos capaces de ver que hay algo por lo que felicitar.

Además, damos por sentado que si lo hacen bien es porque justamente lo tienen que hacer bien, que para eso les pagamos.

Y entonces pensamos que para qué vamos a regalarles los oídos.

Pero siempre hay algo por lo que felicitar a un empleado. Solo hay que buscarlo.

2- Que te acuerdes de hacerlo

La mayoría del tiempo tenemos la cabeza en otras cosas, y a no ser que lo felicitable sea grandioso, ni nos damos cuenta que han hecho algo que merece la pena que mencionemos.

3- Que no te dé vergüenza hacerlo

Sobre todo cuando eres más bien tímido, porque según cómo lo hagas podría llegar incluso a sonar falso.

Y lo que en principio debía ayudarte a hacer que los empleados se sintieran bien, consigue justamente todo lo contrario.

Ahora te voy a contar qué es lo que hacía yo para felicitar a mis empleados.

Porque en mi caso solía pecar de las 3 cosas: casi nunca -o nunca- encontraba algo por lo que felicitar, si lo había nunca me acordaba de felicitarles, y encima me daba muchísima vergüenza hacerlo.

Pero como era consciente de la gran importancia que tiene que un empresario o gerente sepa ver y premiar que los empleados hagan bien las cosas, pues directamente me lo planifiqué.

Sí, ya sé que suena raro y forzado, pero me funcionó muy bien.

Porque conseguí que la actitud y los resultados de mis empleados mejoraron notablemente.

Lo que hice básicamente fue crear un recordatorio aleatorio en mi agenda para salir de mi despacho y acercarme cada vez a un empleado distinto para felicitarle.

Y tú dirás…¿Pero qué le vas a felicitar? ¿Qué posibilidad hay de que justamente cuando te acercas a él esté haciendo algo digno de felicitación?

Pero ahí está la gracia.

Porque yo me forzaba a encontrar un motivo por el que hacerlo.

La cuestión era felicitarle y hacerle ver lo contento que estaba con él y/o con su trabajo.

Si no encontraba algo verdaderamente digno de felicitación, simplemente hacía mención a lo ordenada que tuviera la mesa, a que siempre fuera puntual por las mañanas, o a lo bonita que era su bufanda.

Daba igual.

Incluso si justamente pillaba a ese empleado en un momento de «escaqueo» le felicitaba por saber cuándo parar para liberar la mente unos minutos.

Y siempre procuraba que hubiera algún compañero, cliente, o quien fuera cerca, para que lo escuchara.

Pero eso sí, siempre intentaba que aquello que felicitara fuera felicitable, aunque a priori fuera insignificante.

Porque hay que ser honestos.

Y en alguna ocasión me tuve que volver a mi despacho sin haber podido felicitar absolutamente por nada.

Piensa que a las personas nos encanta que nos regalen los oídos.

Y los empleados, aunque les paguemos para que hagan bien su trabajo, también son personas que necesitan motivación.

Y si esa motivación se la está dando la persona que más poder tiene en la empresa, y encima se la da delante de otros, pues ésta se incrementa muchísimo.

Algo que definitivamente te interesa si lo que quieres es que tu empresa tenga éxito.

Pero ojo, recuerda que es muy fácil generar celos entre los compañeros.

Porque si la felicitación a uno es «mejor» que la que le hagas a otro, igual el bien que querías hacer se convierte en un verdadero problema.

Pero de esto ya hablaremos otro día.

Disfruta del día!

Rafa Valero

P.D. – Si no sabes muy bien cómo plantear esto, o no eres capaz de encontrar nada que felicitar, siempre puedes contratar una mentoría conmigo y te ayudo a hacerlo.

Suscríbete a la newsletter

Recibe cada día un breve email de apenas 2 minutos, con ideas prácticas y consejos sobre gestión empresarial y productividad para que dirigir y hacer crecer tu empresa sea más fácil y te genere menos estrés.

Suscribirse es GRATIS y darse de baja muy fácil

¿Te vas a ir sin suscribirte?

¿De verdad no te interesa recibir en tu email breves consejos, reflexiones e ideas prácticas, que leerás en apenas 2 minutos, para mejorar tu productividad y la de tu empresa?

Suscribirte es GRATIS y darte de baja si no te gustan es fácil

Logo Rafael Valero

Aceptación GDPR

Tratamiento de Datos conforme a RGPD 679/2016 y la LOPD-GDD 3/2018: Conforme a la normativa aplicable, le informamos sobre la privacidad aplicable a sus datos conforme a los Arts. 13 y 14 del RGPD 679/2016, la información que nos facilite, o nos haya facilitado con anterioridad, son tratados por AHOCOST ANALIZAE, S.L., con CIF: B57971269, en calidad de responsable del tratamiento.

Finalidad de Tratamiento: Gestionar y mantener los contactos y relaciones que se produzcan como consecuencia de la relación que mantiene con nosotros, mantenimiento de su cuenta de usuario, atender a las solicitudes recibidas, incluyendo la posibilidad de envío de emails, en su caso.

Base jurídica de legitimación: Su consentimiento expreso y verificable, y en determinados casos, el interés legítimo de su empresa.

Plazo de conservación de sus datos: Vendrá determinado por la relación que mantiene con nosotros, o por el tipo de tratamiento y los plazos legales aplicables.

Comunicación de datos: Ninguna prevista salvo las estrictamente necesarias para la prestación de los servicios contratados, y las impuestas por requerimiento judicial o disposición legal.

Ejercicio de derechos: Acceso, rectificación, cancelación/supresión, oposición, limitación o portabilidad, dirija comunicación por escrito a C/ Angel Guimerá, 84, 2ºC – CP 07004 de Palma de Mallorca, acompañando fotocopia de su DNI o documento equivalente, o por email a: info@rafaelvalero.com. En caso de considerar vulnerado su derecho a la protección de datos personales, podrá interponer una reclamación ante la Agencia Española de Protección de Datos (www.aepd.es). Información adicional sobre privacidad disponible en nuestra página web: https://rafaelvalero.com